Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Iniciativa con proyecto de decreto que adiciona un artículo 293 quáter al Código Penal para el Distrito Federal

Publicado el 14 Febrero 2020
5.JPG

El día de hoy me presento ante este Congreso, en uso de las facultades que las leyes me confieren como Fiscal General de la Ciudad de México para presentar una iniciativa que da respuesta a un reclamo de la sociedad a raíz de la filtración de material fotográfico sensible de la muerte de Ingrid Escamilla, el pasado fin de semana, a manos de su pareja.

El feminicidio de Ingrid nos conmociona, nos indigna, fue un crimen atroz que nos llena de tristeza y de enojo. La publicación de imágenes de Ingrid ha sido un gran acto de irresponsabilidad que ha causado un gran dolor a familiares y amigos y a la sociedad entera. Es inadmisible y no podemos permitir su repetición.

Como Fiscal General de la Ciudad de México asumo la responsabilidad institucional que me corresponde por la filtración de estas imágenes. Nuestra obligación es estar cerca de las víctimas. Todas las personas servidoras públicas de esta fiscalía debemos honrar este compromiso y estar a la altura de nuestro deber.

Quienes traicionan la confianza y se apartan de esta responsabilidad, no tienen lugar en esta institución. Como fiscalía estamos obligados a trabajar con el mayor de los profesionalismos, a no cometer errores o incurrir en omisiones, pero si eso ocurre sabremos reconocerlos y enmendarlos, porque la razón del Estado es la verdad y la justicia, no la imposición de una verdad oficial como razón de Estado.

Esta iniciativa está hecha para castigar filtraciones como la que ocurrió con Ingrid, es una respuesta a un problema de nuestra institución y de las instituciones de seguridad.

La libertad de expresión es un derecho humano fundamental, esencial para la democracia. Medios libres son esenciales para garantizar el derecho de todas y todos nosotros a la información, pero los medios tienen una gran responsabilidad legal y ética con los derechos de las víctimas que deben de asumir y respetar.

Exhibir a las víctimas, sin reparar en sus derechos y en el dolor que provoca es un acto de profunda irresponsabilidad, a esta autoridad, no nos corresponde ni regular ni censurar a los medios, pero sin menoscabo de su libertad de expresión, les formulamos un atento llamado para que se abstengan de publicar imágenes o información confidencial de las víctimas que violentan sus derechos y el de sus seres queridos. No hagamos negocio con el dolor de las víctimas.

Esperamos que nuestros legisladores, nuestras legisladoras, aporten elementos al debate y abramos la posibilidad de la construcción de una ética pública en la que los ciudadanos compartamos la responsabilidad de no hacer apología de la violencia y construir una cultura de paz.

Y que las instituciones como la fiscalía y los cuerpos de seguridad asuman la responsabilidad que tenemos de cuidar la secrecía de las investigaciones, de los indicios, de las imágenes.

En ese sentido estamos entregando esta iniciativa y ahora será el Congreso quien abra la discusión, quien analice y estamos listos para aportar lo que por nuestra parte pueda hacerse.